Posteado por: ere101 | marzo 4, 2017

El amor y el miedo

La audacia conlleva la convicción de que toda nuestra vida es parte de nuestro destino, precisamente lo que necesitamos para llegar a ser lo que realmente somos. No sólo procede ser yo mismo, también conviene dejar que los sucesos sean tal cual son. Esto significa establecer un compromiso sincero con nuestras circunstancias en lugar de argumentar contra ellas. El miedo se opone a las circunstancias. “No, no quiero eso. No permito que entre eso”. El amor dice:” Que sea como ha de ser”. En palabras de Jung, “el sí incondicional a lo que es, sin la protesta subjetiva”. Los hechos de la existencia transcurren en nosotros con nuestro asentimiento sin reservas.
Sólo ahora se comprende que querer sea equivalente a ser vulnerable. Ser vulnerable significa permitir que pase el dolor, no por propia elección sino porque eso es lo real en el momento. ¿Qué tipo de dolor? el dolor ordinario y normal que se produce en cualquier relación cuando las personas nos traicionan, hacen cosas que nos hieren, nos mienten, nos abandonan, piden demasiado o dan demasiado poco. Todo eso comporta dolor. El amor significa vulnerabilidad. “Sí, puedo integrarlo todo porque todo constituye la experiencia humana”

David Richo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: