Posteado por: ere101 | abril 10, 2016

De los tiempos y la vida

El tiempo de gran calidad, el que uno tiene cuando ha dormido bien, ha desayunado su café y está estupendo…, ese tiempo se lo estamos dedicando a la producción, que no siempre es gratificante. Y, cuando las personas vuelven rotas a casa, después de jornadas laborales larguísimas, el tiempo de peor calidad es el que pueden dedicar a los hijos, a la pareja y al cuidado de sí mismos. Esta es la expresión más clara de que algo no funciona en nuestras sociedades, pues le estamos dando prioridad a lo meramente instrumental dejando en un segundo lugar (a veces residual) los tiempos dedicados al afecto, al intercambio con los seres queridos, al cuidado propio y de los otros. Y hay que decir que, en este panorama, las personas somos meras víctimas del sistema económico imperante en el que, antes de ser vistos como individuos con un proyecto de vida, somos contemplados como productores o consumidores

María Novo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: