Posteado por: ere101 | abril 27, 2014

Elogio de Epicuro

Epicuro es uno mis filósofos favoritos. En la historia de la filosofía se le considera un filósofo menor, de segunda fila; nada que ver con autores como Platón, Hegel o Nietzsche. Pero para mí es de los más grandes, porque Epicuro entendió, como pocos, que la filosofía no es una mera especulación intelectual, que su sentido no es entender la vida y el mundo, sino ayudarnos a vivir una vida que merezca la pena.

Epicuro ha sido durante mucho tiempo malinterpretado, cuando no directamente defenestrado. Se le ha acusado de defender el placer y el hedonismo por encima de cualquier otra consideración, esto es un “bebamos, comamos y a pasarlo bien que la vida son dos días”. Nada más lejos de la realidad. La idea de placer de Epicuro tenía que ver más con evitar el sufrimiento, el miedo, el dolor y la necesidad. Proponía que la verdadera felicidad se basaba en dos premisas, la autonomía, que implicaba llevar una vida austera y sencilla que nos diera la libertad y nos evitara dolorosas dependencias, y por otro lado la ataraxía o una serena tranquilidad, sin temores absurdos ni dolores innecesarios.

El veía que en la búsqueda de la felicidad, dos grandes obstáculos acechaban a las personas: el miedo y el sufrimiento. Así que dedicó mucho esfuerzo, a combatirlos. Le preocupaban especialmente cuatros grandes miedos: el miedo a los dioses, el miedo a la muerte, el miedo al dolor y el miedo ante el futuro. Frente a ellos propone su tetrafarmakon. El artículo de Michel Onfray lo explica.

Epicuro era materialista, creía que el mundo estaba formado por átomos y vacío, que no había sido creado por los dioses, sino que era eterno y de origen totalmente natural, que se regía por sus propias leyes, y toda la diversidad que podemos observar, incluidos los seres humanos, se debía a las múltiples combinaciones de átomos, regidos por leyes naturales y el azar. Debido a este materialismo, que explicaba la realidad fisica, sin necesidad de seres superiores, Epicuro fue muy atacado, y prohibidos los escritos de sus seguidores por la iglesia cristiana.
A quien quiera profundizar en la influencia de Epicuro y del epicureismo en la historia occidental, le recomiendo el maravilloso libro de Stephen Greenblat, El Giro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: