Posteado por: ere101 | septiembre 9, 2011

Bertrand Russell

Si sus esperanzas y deseos se limitan a usted mismo, o a su familia, su nación, su clase, o los fieles de su credo, descubrirá que todos sus afectos y sus sentimientos bondadosos tienen la contrapartida de antipatías y sentimientos hostiles.

De esta dualidad de los sentimientos humanos proceden casi todos los grandes males de la vida, las crueldades, opresiones, persecuciones y guerras. Para que nuestro mundo se libre de los desastres que lo amenazan, los hombres deben aprender a no circunscribir tanto sus sentimientos. No hay duda de que, hasta cierto punto, siempre ha sido así, pero hoy es más verdad que nunca.

Gracias a la ciencia  y la técnica científica, la humanidad está unificada para el mal, pero todavía no lo está para el bien. Los hombres han aprendido la técnica de la destrucción mutua a nivel mundial, pero no la técnica más deseable de la cooperación planetaria. El hecho de que no hayan aprendido esta técnica más deseable tiene sus orígenes en limitaciones emocionales y en el abandono al odio y el temor hacia otros grupos.

Bertrand Russell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: