Posteado por: ere101 | marzo 16, 2011

Estados de ánimo

Estoy leyendo el libro “Los estados de ánimo”, de Christophe André. De este psiquiatra francés ya hice alguna entrada hace unas semanas.

Voy a transcribir algunos textos, de este libro tan interesante y tan clarificador.

Mis estados de ánimo. ¿ Y eso qué es?

Es todo de lo que tomo consciencia cuando salgo de mis automatismos cotidianos, cuando salgo del “hacer” y me dejo ir, observando lo que sucede en mí. El problema es poder observarlos, pues un estado de ánimo no deja de cambiar, que es sin duda por lo que acaba llamándose “los” estados de ánimo. En inglés se habla de stream of affects: corriente, raudal de afectos.

Los estados de ánimo son el eco en mí de lo que estoy viviendo, o de lo que he vivido, o de lo que no he vivido pero me hubiera gustado vivir, o de lo que espero vivir. También es todo lo que continúa dando vueltas en mi cabeza después de haberme dicho: ya está bien, para, no pienses más en ello.

En resumen, los estados de ánimo son todo un mundo”.

“Regular  los estados de ánimo no es desear una climatización o asepsia de estos, sino simplemente aspirar a aclarar(lo que resulta confuso), pacificar (lo que está demasiado agitado),  reorientar (lo que ha ido en mala dirección). Va a tratarse, en dos palabras, de limitar nuestros estados de ánimo negativos (pero no sólo limitarlos: tampoco seguir teniendo miedo de concederles el lugar que les corresponde), de desarrollar, saborear y volver a evocar los estados de ánimo positivos (pero sin desearlos eternos: comprender que no pueden ser constantes).”

“Ya hemos mencionado la utilidad de los estados de ánimo negativos: la inquietud que nos abre los ojos, la cólera que nos impele a actuar, la tristeza que nos obliga a reflexionar, la desesperación que nos recuerda el sentido de la vida. Y También la de los estado de ánimo mixtos: la culpabilidad que nos lleva a reevaluar los comportamientos, la nostalgia nos empuja a apreciar el pasado y a no malgastar los buenos momentos que están por llegar. Si estos estados de ánimo negativos o mixtos no dominan nuestro paisaje emocional, sino que se incluyen e integran en una mayoría de estados de ánimo positivos, entonces nuestra vida interior será más fecunda que en caso de un dominio sin reparto de uno de los polos negativo o positivo.”

“En nuestros procesos de regulación existen cuatro etapas principales: 1) la selección y modificación de las situaciones (elegir meterse en una situación dada o, por el contrario, huir de ella); 2) el despliegue o repliegue de la atención (elegir concentrarse en la situación o experiencia, o huir mentalmente, mediante la ensoñación, la distracción y las cavilaciones); 3) los esfuerzos psicológicos (comprender, reevaluar, distanciarse), y 4) la puesta en marcha de comportamientos, que a menudo pasan primeramente por controlar nuestras reacciones o comportamientos activados de manera automática por las emociones del momento (respirar en lugar de perder la calma, relajarse en lugar de crisparse, decir qué es lo que no funciona en vez de bloquearse).”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: